Corea celebra el Día de la Exportación

En la actualidad, Corea del Sur es miembro del G-20 y una de las potencias mundiales a nivel de exportaciones. Numerosas empresas coreanas son líderes mundiales en sectores industriales estratégicos y cada vez nos suenan más marcas como Samsung, LG, Hyundai, Hankook, Lotte, POSCO entre otras. Hace poco más de 50 años, Corea del Sur era uno de los países más pobres del planeta. En aquella época pocos, por no decir nadie, se hubiera creído que en apenas unas décadas ese país sin presente ni futuro se transformaría en el “dragón” que es hoy.

export1

En 1960, La renta per capita de EEUU era la más alta del mundo con $2.874. Francia tenía por aquella fecha $1.389, Venezuela $1.066, Chile $519, Japón $467, España $401, México $343, Perú $244 y Brasil $208. Corea del Sur tenía una renta per capita de $157, era más pobre que Zimbabwe. Cómo es posible que un país saqueado durante 40 años por los japoneses, dividido y devastado por una guerra civil, sin recursos naturales que explotar pudiera asentar las bases de su espectacular crecimiento. ¿Se trata simplemente de un milagro o es el resultado de una inteligente planificación?

Ni entre los propios coreanos ni entre la comunidad internacional de expertos cabe duda alguna que la figura del dictador Park Jung-hee (y posteriormente presidente electo) jugó un papel determinante en el porvenir de este país. Él tomó la decisión de promocionar las exportaciones como estrategia central de crecimiento económico; en su momento se consideró una política arriesgada, aunque los detractores no tardaron en ver que estaban equivocados (los chinos hicieron lo mismo décadas después).

park junghee

El primer Plan de Park Jung-hee empezó en 1962 hasta 1966, y el principal problema que debían solventar era el hambre que pasaba gran parte de la población. El cultivo de la tierra no era intensiva y la extensión territorial limitada, por lo que existía una clara dependencia de las importaciones de alimentos, pero también de todo lo demás. Pero para importar hacían falta divisas para pagar esas compras, y la pregunta de cómo conseguir divisas llevó a la respuesta de exportar. Pero ¿qué podían exportar? El país, por entonces, no producía nada, no existía industria, y por descontado que no habían recursos naturales aparentes que exportar.

El presidente Park creó un gabinete especial para investigar qué activos podían exportar al mundo y los envió de viaje. De regreso, los expertos trajeron consigo diversas ideas que dan muestras de que el hambre agudiza el ingenio. Empezaron exportando cabellera humana y pronto se convirtió en un “best seller”, rápidamente aprendieron a producir ellos mismos las pelucas y estas exportaciones llegaron a representar el 10% del total. Le siguieron calamares, ardillas y serpientes, pero ninguno de ellos alcanzó el éxito del siguiente producto. Uno de los expertos regresó de EEUU y trasladó su sorpresa al Presidente porque en aquel país se vendían unos abrigos a precios de escándalo hechos de una piel que en Corea abundaba y que no tenía ningún valor. “Estupendo” dijo el Presidente y organizó un plan nacional de captura de ratas. Sí, ratas, y comprendiendo el estupor que causarían las rebautizaron como “bison coreano” o “korean mink”; hacían falta entre 150-200 ratas para un abrigo de bisón coreano. Éste fue sin duda alguna el primer producto de gran valor añadido que exportaron.

En 1963 se dieron cuenta de que el ingenio no era suficiente para sostener el crecimiento de las exportaciones, así que optaron por exportar recursos humanos a falta de recursos naturales. Empezaron enviando trabajadores a las minas alemanas con contratos de 3 años, y a mujeres para que trabajaran de auxiliares de enfermería también en Alemania. Después de la Segunda Guerra Mundial, Alemania estaba muy necesitada de mano de obra, y esta historia es muy cercana para los españoles también. Durante la Guerra del Vietnam, EEUU pagó a Corea 3.200 millones de dólares a cambio de 320.000 soldados coreanos; el resultado fueron miles de bajas y la transferencia de “know-how” y tecnologías norteamericanas que aplicaron luego en la construcción de carreteras en Arabia Saudí.

En 1964, se alcanzó por primera vez los 100 millones de dólares en exportaciones.

En 1967, se alcanzó los 300 millones de dólares en exportaciones.

En 1970, 1.000 millones de dólares.

En 1973, 3.000 millones de dólares en exportaciones.

El “shock del petróleo” impuso un contexto desfavorable para las economías y el comercio internacional, pero los coreanos consiguieron aprovechar las nuevas oportunidades que les brindó el mercado. Hyundai logró un contrato en Arabia Saudí para construir carreteras valorado en 9.400 millones de dólares, que supuso unos beneficios de más de 2.500 millones. Para que nos hagamos una idea, la reserva de divisas del Banco de Corea no llegaba ni a los 1.000 millones de dólares.

hyundai construction

A partir de 1975 deciden copiar el modelo de industrialización japonés fomentando la creación de grandes conglomerados de empresas conocidas como “chaebols” que se dedican a fabricar de todo, desde ramen a coches pasando por edificios. El gobierno coreano consideraba que para subirse al carro del desarrollo económico debían crear un fuerte sector industrial capaz de competir a nivel mundial, ello requería una dimensión corporativa mayor de la que tenían y que la vía de la “especialización” no permitiría un crecimiento lo suficientemente rápido. En cambio, podían crecer rápidamente adquiriendo otras empresas y acabar interviniendo en toda la cadena de valor, y porqué detenerse ahí, y continuaron replicando ese modelo en todos los sectores económicos.

Así llegamos a 1977, un 22 de diciembre, en el que se alcanzó la histórica cifra de 10.000 millones de dólares en exportaciones. Japón necesitó 16 años en alcanzar esa cifra y Alemania 11 años (desde los 1.000 millones). Los coreanos lo lograron en 7. Fue tal la obsesión por exportar más y más, que se celebra ese día como el Día de la Exportación. ¿Cuántos países pueden decir que tienen un Día de la Exportación? Es un detalle significativo de la importancia y el lugar que ocupa la exportación en el imaginario colectivo coreano, y no sólo en lo económico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s